sábado, 24 de septiembre de 2016

Vangelis - ROSETTA


1. Origins (Arrival) (4:21)
2. Starstuff (5:15)
3. Infinitude (4:30)
4. Exogenesis (3:33)
5. Celestial Whispers (2:31)
6. Albedo 0.06 (4:45) 
7. Sunlight (4:22)
8. Rosetta (5:02)
9. Philae's Descent (3:05)
10. Mission Accomplie (Rosetta's Waltz) (2:12)
11. Perihelion (6:35)
12. Elegy (3:07)
13. Return to the Void (4:20)

Ayer mismo echamos mano al flamante nuevo álbum de Vangelis Papathanassiou, uno de los mayores monstruos musicales que quedan rondando por ahí. Con una edad ya considerable y una discografía que produce mareos por lo extensa y por lo magnífica, el griego bien podría haberse jubilado hace tiempo, y sin embargo su agenda sigue estando bastante cargada de proyectos para documentales y películas. En muchos casos, estos encargos le llegan por parte de amigos personales y suele tratarse de obras modestas con las que un simple "toque Vangelis" cumple a la perfección con las aspiraciones de cada uno. En realidad, podemos admitir que Vangelis está más o menos encallado en un estilo compositivo muy clasicista desde los años noventa, aunque no tengo tan claro que esto vaya en paralelo con una actitud más perezosa ante el hecho de componer o interpretar. Al parecer, su ritmo compositivo no ha bajado precisamente. En cualquier caso, sí que se va haciendo cada vez más rara la aparición de nuevos álbumes de estudio. El último fue, si mal no recuerdo, la versión para el teatro de Chariots of Fire, publicada en 2012.


Un vídeo promocional que incluye imágenes de Vangelis grabando el álbum.

A su vez, el "toque Vangelis" siempre ha estado acertadamente al espacio, y son varios los trabajos del músico relacionados con estas temáticas. Así de pronto recuerdo Albedo 0.39 (1976) y Mythodea (2001), amén de sus préstamos para la inolvidable serie Cosmos de Carl Sagan. No es raro que entre los encargos que llegan a sus manos se encontrase, hace un par de años, nada menos que el de la ESA (Agencia Espacial Europea) para poner música a las grabaciones de vídeo que se realizaron de la primera misión destinada a aterrizar en un cometa. No sabemos si por motivos de recaudación de fondos o por puro carácter promocional de la exploración espacial, la ESA montó toda una campaña mediática, sobre todo en YouTube, para dar a conocer todos los detalles del aterrizaje de Philae en el cometa 67P/Churiumov-Guerasimenko. Philae es el pequeño vehículo con ganchos que -no sin tropiezos- consiguió encaramarse al cometa, y Rosetta es el nombre de la sonda mayor de la que se separó Philae. No ha pasado todavía un mes desde que se confirmó con alivio que la pobre Philae sí que está enganchada a la roca cósmica con forma de cacahuete que aparece en la portada del álbum.

Vangelis consigue algo complicado en este momento de su carrera: sorprender. Ojo, porque no estamos hablando de que Rosetta sea desde ya uno de sus discos clásicos, un puntal de su trayectoria como compositor. No lo es. Pero sí que consigue innovar, salirse del esquema algo predecible de obras anteriores para ofrecer un trabajo que conjuga su actual carácter sinfónico con algunos de sus mejores sonidos electrónicos "puros" de sus mejores tiempos. Es un excelente ejemplo de lo que alguien como él puede seguir aportando a la música cósmica.

 Contraportada

Origins (Arrival) comienza con notas grandiosas, las propias del Vangelis posterior a 1492: Conquest of Paradise, pero en un par de minutos irrumple una excelente secuencia de sintetizador que nos devuelve momentáneamente a sonidos clásicos como los del álbum Spiral. Con unas sutiles transiciones de campanillas muy a lo Blade Runner comienza Starstuff ("Materia estelar"), un tema pausado y muy cósmico, con una amplitud sonora impresionante. Infinitude es el regreso a los noventa, con notas de piano y coros computerizados, aunque sin abundar en lo meramente melódico. Exo Genesis viene a recordar, con su constante teclado inquieto y sus toques de percusión cristalina, a algún fragmento del ya lejanísimo Ignacio mezclado con una tenue melodía solemne. Celestial Whispers ("Susurros celestiales") es un Vangelis totalmente nuevo por la dulzura ingenua de la melodía y su carácter soñador, muy suave, casi puramente ambiental. 


Un fragmento de Origins (Arrival)

No es que Albedo 0.06 sea un remake del portentoso álbum de 1976 más allá de su título, pero regresamos a un tema enérgico, sostenido por una potente secuencia que vuelve a hacernos viajar al pasado cósmico de su autor. Sunlight ("Luz del sol") es una pieza solemne pero elegante, nada machacona con la melodía pero sí muy reconocible como propia del Vangelis de las últimas décadas. Con el tema homónimo al álbum nos llevamos otra agradable sorpresa. Rosetta contiene la melodía más marcada del álbum, interpretada con un sonido como de arpa, sintético pero a la vez muy orgánico, muy mediterráneo además, y con un punto melancólico maravilloso. Es el tema estrella del disco, o al menos el que tiene visos de recordarse en futuros recopilatorios.


Rosetta

En Philae's Descent ("Descenso de Philae") encontramos una pieza nerviosa y optimista, prácticamente un corte incidental de banda sonora de cine, con un Vangelis que vuelve a recurrir a sus primitivas percusiones como hacía tiempo que no las escuchábamos. Con Mission Accomplie (Rosetta's Waltz) terminan las tribulaciones de Philae y lo celebramos con un fabuloso vals cósmico marca de la casa. 


En el vídeo de la ESA Philae's Journey sonó un tema parecido, que no idéntico, a Philae's Descent.


El vídeo original de la ESA con Rosetta's Waltz como banda sonora.

Si queríamos secuencias, en Perihelion nos vamos a enterar. Se trata de un tema largo que ensambla varios fragmentos bien diferenciados y en el que se cuelan sonidos que Vangelis no utilizaba desde la noche de los tiempos. Es lo más experimental del disco, en el mejor sentido de la expresión. Lo mejor es la sensación que deja de que podremos descubrir nuevos detalles en posteriores escuchas. Elegy es en esencia una despedida casi eclesiástica, una sobria pieza melódica previa al epílogo del álbum. Y finalmente, Return to de Void ("Regreso al vacío") es una composición minimalista y muy galáctica, casi digna del desaparecido Tomita, que parece invitarnos a flotar en la solitaria negrura del espacio. Un gran final.

Rosetta está estructurado, en esencia, como una narración musical del desarrollo de la misión de la ESA, esto es, la sonda despega de la Tierra y viaja por el Sistema Solar mientras, a su vez, el cometa "despierta" al salir de la lejanía cósmica y aproximarse al Sol. A continuación viene la lucha por lograr el anclaje de la sonda en el cometa. Todo sale bien -demasiado bien, si comparamos la música con lo que realmente sucedió- y, en fin, la misión es un éxito y el cometa completa su órbita alrededor del Sol y vuelve a alejarse y sumirse en el silencio. Un muy buen álbum que todo seguidor de Vangelis disfrutará muchísimo. Por cierto, antes del clásico enlace a Spotify pongo un link a la página oficial del disco, que hará las delicias de los amantes de los videojuegos matamarcianos: http://www.vangelisrosetta.com/


domingo, 18 de septiembre de 2016

Genesis - TRESPASS

 

 1. Looking for Someone (7:08)
2. White Mountain (6:43)
3. Visions of Angels (6:53)
4. Stagnation (8:49)
5. Dusk (4:14)
6. The Knife (8:56)

Ya ha pasado mucho tiempo desde que alguien me recomendó un análisis en condiciones de la discografía de Genesis, ya que otro de los grandes grupos del progresivo como es Pink Floyd ya ha tenido abundante espacio en nuestro blog. Y lo seguirá teniendo, considerando la nueva tanda de lanzamientos que se avecina. Pero toca Genesis, y tengo que admitir que la idea de empezar por el principio se me ha torcido. Me cuesta mucho trabajo conectar con su primer y caótico álbum, From Genesis to Revelation (1969), por lo que he pasado directamente a Trespass (1970), que está más acorde con la clase de prog-rock que sigue teniendo potencial para gustar a los recién iniciados.

 Despliegue de portada y contraportada.

A finales de los años sesenta convivían diferentes tendencias dentro del rock, entendido éste en un sentido mucho más amplio del que le solemos dar hoy en día. El progresivo ya daba sus primeros pasos, aunque todavía estaba entretejido fuertemente con la psicodelia, el free jazz, el experimentalismo con tintes folk del sonido Canterbury... Trespass tiene un poco de cada uno de ellos, y por eso es acertado mencionarlo como uno de los álbumes decisivos en la configuración de lo que hoy conocemos como rock progresivo en su forma definitiva. Un LP decisivo, sí, pero no por ello es considerado un clásico de forma unánime. Sin ser un álbum maldito, en realidad Trespass suele mencionarse todavía como una obra inmadura, primero porque el carácter barroco de las composiciones de Genesis cede ante un tono melódico bastante estable; segundo, porque la banda aún no incluye a sus componentes más clásicos.

 Con estos diseños tan chulos se presentaban las letras.

A la guitarra y la batería están, respectivamente, Anthony Phillips y John Mayhew. Sabemos que, en la cumbre de su popularidad, estos instrumentos tendrían nombres tan resonantes como los de Steve Hackett y Phil Collins. Ya estaban a bordo, eso sí, los cerebros de Tony Banks (teclados) y Mike Rutherford (guitarras), amén de la voz hiperactiva de Peter Gabriel, que además aporta esa flauta tan importante para lograr el sabor plácido y pastoral que impregna Trespass. En cualquier caso, se trata de un trabajo hacia el que los propios músicos han mostrado algunos resquemores, y sobre el que muchos aficionados se enzarzan en discusiones sobre cuáles son sus mezclas y remasterizaciones más idóneas, las que "aplanan" el álbum para hacerlo más bucólico, o las que acentúan ciertos instrumentos para que suene más a rock.

 Despliegue del interior de la funda del vinilo.

Trespass ("irrupción") comienza con Looking for someone ("Buscando a alguien"), que es bastante melódica pero al mismo tiempo tiene la clásica característica estructural de un tema de Genesis: fraseados muy diversos unidos entre sí a modo de collage melódico, con Gabriel aportando la argamasa teatral al conjunto. White Mountain ("Montaña blanca") es delicada y muy melódica, exquisita en sus guitarras y su teclado y con un ritmo arrebatador. Quizá sea el tema más campestre del disco, entre otras cosas por su letras: una historia fantástica protagonizada por lobos.


White Mountain subtitulada en español.

Visions of Angels ("Visiones de ángeles") también tiene un fuerte sabor rural y una épica melodía con grandes solos instrumentales. En algún punto, el órgano quiere retomar algunas notas de Looking for Someone. Muy delicadamente comienza Stagnation ("Estancamiento"), un tema en general suave pero con nervio y muchas exhibiciones de virtuosismo (alrededor del minuto 3 hay un fragmento exquisito).


Stagnation subtitulada en español.

Dusk ("Anochecer") es pura placidez, con sus polifonías y su instrumentación (¿es una bossa nova lo que suena hacia el minuto 2?), un contrapunto para lo que será el final del álbum. The Knife ("El cuchillo") despliega todo el poderío rockero que ha quedado fuera en el resto de temas, con voz y guitarras distorsionadas, batería a tope y un ritmo rabioso.


The Knife subtitulada también.

Y es rock progresivo, porque las melodías se alternan, los instrumentos dialogan y cada músico busca su preeminencia. Muchos consideran a The Knife como el primer tema clásico de Genesis, un habitual en sus conciertos, además. Pese a ello, soy más del gusto de los temas previos, los que hacen de Trespass un disco único.


miércoles, 24 de agosto de 2016

Michael Giacchino - STAR TREK BEYOND


1. Logo and Prosper (1:47)
2. Thank Your Lucky Star Date (2:15)
3. Night on the Yorktown (5:36)
4. The Dance of the Nebula (2:22)
5. A Swarm Reception (2:30)
6. Hitting the Saucer a Little Hard (6:10)
7. Jaylah Damage (2:50)
8. In Artifacts as in Life (1:51)
9. Franklin, my Dear (2:50)
10. A Lesson in Vulcan Mineralogy (5:17)
11. Motorcycles on Relief (3:18)
12. Mocking Jaylah (3:27)
13. Crash Decisions (3:16)
14. Krall-y Krall-y Oxen Free (4:23)
15. Shutdown Happens (4:35)
16. Cater-Krall in Zero G (2:17)
17. Par-tay for the Course (2:46)
18. Star Trek Main Theme (3:45)

Por supuesto, después de haber analizado todas las bandas sonoras de la saga estelar de Gene Roddenberry, tenía que cancelar mis vacaciones blogueras con Star Trek más allá, la tercera película de la renovada tripulación original. Star Trek Beyond ha contado esta vez con un nuevo director, Justin Lin, en sustitución de J. J. Abrams, que entre su trabajo para Star Wars y vete a saber qué nuevo rescate de franquicia se ha limitado a labores de producción. Se nota su marcha, pero no necesariamente en un sentido negativo.

Hablamos de una película, así que puede haber destripes argumentales a partir de aquí. Ojo.

Por una parte, la película ha perdido algo del carácter superespectacular de Star Trek y Star Trek en la oscuridad, pero por otro, ha evolucionado hacia un tono más ligero, aventurero y colorista que entronca con los valores que convirtieron la serie de los años sesenta en un clásico de culto. Por supuesto, la transición ha sido pausada y reflexiva, y muchos de quienes participaron en las dos entregas previas siguen estando aquí. Michael Giacchino sigue a bordo y con mucha confianza en su propio trabajo, tanto que llegó a dirigir la orquesta en vivo durante la premiere mundial del filme en la Comic-Con de San Diego.

Michael Giacchino (Getty Images, en www.hollywoodreporter.com)

Revisando las críticas que ha recibido la banda sonora nos encontramos una aprobación general, si bien con el matiz de que se trata de una partitura algo más conservadora, más genérica, acorde con el tono más o menos intrascendente (comparado con la anterior, en todo caso) de la película. Lo que he apreciado personalmente, y que no he leído en otras webs, es lo inteligente que ha sido Giacchino a la hora de integrar Beyond en el cánon musical de la saga. Me explico.

La banda sonora de Star Trek, tal como comenté en mi análisis, peca tal vez de ser demasiado ruidosa, demasiado acelerada, especialmente en sus cortes incidentales para escenas de acción. Star Trek Into Darkness, por otra parte, tomaba un nuevo y grandilocuente rumbo que se basaba en el "score" anterior, pero con más sosiego. En Star Trek Beyond, Michael Giacchino intenta -y creo que logra- retomar ciertos sonidos propios de las partituras que en su día aportara a la saga el inevitable Jerry Goldsmith. Como corresponde a una película que lucha por ser aceptada en la ortodoxia que muchos trekkers han negado a las dos anteriores.

 Contraportada

Quizá sea exagerado hablar de la presencia de elementos propios del también referencial James Horner, ya que el propio Michael Giacchino tiene una sensibilidad para lo fantástico que no dista mucho de la del compositor de La ira de Khan, pero Goldsmith es omnipresente en el uso de trompetas solistas, en el tratamiento funcional, no muy concertante, de las piezas incidentales y sobre todo en los pequeños amagos que hacen algunos fraseados melódicos, que parecen a punto de arrancarse por el tema principal de Star Trek. The Motion Picture (1979). La verdad es que nos habría puesto la piel de gallina de haberse consumado el homenaje en el tema Night on the Yorktown. Este tema es también quizá el más característico de Star Trek Beyond, un corte dulce y fantástico que cuenta con el punto amable que tenía el tema central de Star Trek: Insurrección y algo de la épica del de Primer Contacto. Abundan estos momentos de calma, destacando la melancólica Par-tay for the Course, casi al final del álbum, o ese fragmento de A Lesson in Vulcan Mineralogy en el que Spock habla de la muerte de su otro yo, el encarnado por Leonard Nimoy.

Night on the Yorktown

Sigue vigente como tema principal ese tan vigoroso compuesto por Giacchino para esta nueva tanda de películas, aunque en general le ha quitado velocidad y potencia, aunque no presencia: aparece en muchas ocasiones, versionado sutilmente, en los temas incidentales recogidos en el álbum. Exquisita es su versión al piano en el segundo tema, Thank Your Lucky Star Date


Thank Your Lucky Star Date

Hay un breve leitmotiv en tonos graves para el villano Krall, aunque no pasa de ser funcional, y la incorporación femenina Jaylah recibe un tratamiento basado en percusiones étnicas. No hay mucho más que decir sobre la música incidental del álbum, aunque no porque le falte calidad. En realidad, podría ser la más rica en texturas y melodías de cuantas lleva realizadas Giacchino en la saga, con momentazos espectaculares como el de la destrucción del Enterprise. En su día, James Horner tiró de archivo y calcó algo de Romeo y Julieta de Prokofiev para una escena similar en En busca de Spock pero aquí Giacchino le supera con un excelente réquiem coral. Es muy interesante la forma en la que el compositor logra dotar a toda la partitura de un sabor muy clásico, propio de los músicos de una generación anterior, logrando que cada elemento de la orquesta tenga un espacio propio aquí o allá, en una paleta sonora de enorme amplitud.

Hitting the Saucer a Little Hard

Los títulos finales de la película incluyen desde hace dos entregas el tema original de la serie, el de Alexander Courage, aunque tanto en Into Darkness como en esta se ha quedado fuera del disco. Sí que suena su breve fanfarria de ocho notas. Tampoco está en el CD oficial la canción promocional de Rihanna. Imagino que rondará o ronda ya por ahí una de estas versiones limitadas con toda la música del filme, aunque el álbum sencillo no deja sensación de excesiva brevedad. Una impecable adición a la saga.


domingo, 31 de julio de 2016

Enigma 8 también llega después del verano.

En la Wikipedia han puesto que será el 1 de septiembre, pero no creo que sea información oficial. Tampoco me fiaría de los trailers que circulan por YouTube, y mucho menos de las webs que ofrecen para descargar supuestas copias promocionales del álbum. Sí me fío del nuevo logo que han publicado los numerosos sitios de fans.


Lo que más me alegra es ver cómo sigue despertando bastante interés un proyecto musical que se ha visto perjudicado por decenas de imitaciones de mercadillo que toman su nombre prestado para ofrecer música francamente vulgar. Ni Michael Cretu es mi músico favorito, ni todos los álbumes de Enigma merecen -a mi juicio- elogios igual de entusiastas, pero cuando da en el clavo lo hace a lo grande. Seguiremos atentos.

Y aprovecho para mencionar que durante el mes de julio hemos alcanzado un récord absoluto de visitas, casi 29.000, lo que supone una subida asombrosa si atendemos a las cifras de hace un par de meses. Parece que el blog crece en popularidad en Estados Unidos, así que mando un cariñoso saludo a nuestros lectores norteamericanos. Thank you, friends! ¡Gracias, amigos!

ACTUALIZACIÓN

Ya decía yo. El octavo álbum de Enigma se publicará el 11 de noviembre. Se titulará The Fall of a Rebel Angel (La caída de un ángel rebelde) e incluirá un tema que es secuela directa del primer éxito del proyecto en 1990, aquel Sadeness. Se conoce ya la lista de temas y colaboraciones, todo ello bien recogido en páginas como www.enigmamusica.com. Michael Cretu y su discográfica han estado jugando al misterio tanto con el contenido del disco (basado en un poema épico, al parecer) como con su portada. Como he tardado un poco en ponerme al día, me ahorro el rollito del "hype" y cuelgo el diseño final de esta última.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...