miércoles, 24 de agosto de 2016

Michael Giacchino - STAR TREK BEYOND


1. Logo and Prosper (1:47)
2. Thank Your Lucky Star Date (2:15)
3. Night on the Yorktown (5:36)
4. The Dance of the Nebula (2:22)
5. A Swarm Reception (2:30)
6. Hitting the Saucer a Little Hard (6:10)
7. Jaylah Damage (2:50)
8. In Artifacts as in Life (1:51)
9. Franklin, my Dear (2:50)
10. A Lesson in Vulcan Mineralogy (5:17)
11. Motorcycles on Relief (3:18)
12. Mocking Jaylah (3:27)
13. Crash Decisions (3:16)
14. Krall-y Krall-y Oxen Free (4:23)
15. Shutdown Happens (4:35)
16. Cater-Krall in Zero G (2:17)
17. Par-tay for the Course (2:46)
18. Star Trek Main Theme (3:45)

Por supuesto, después de haber analizado todas las bandas sonoras de la saga estelar de Gene Roddenberry, tenía que cancelar mis vacaciones blogueras con Star Trek más allá, la tercera película de la renovada tripulación original. Star Trek Beyond ha contado esta vez con un nuevo director, Justin Lin, en sustitución de J. J. Abrams, que entre su trabajo para Star Wars y vete a saber qué nuevo rescate de franquicia se ha limitado a labores de producción. Se nota su marcha, pero no necesariamente en un sentido negativo.

Hablamos de una película, así que puede haber destripes argumentales a partir de aquí. Ojo.

Por una parte, la película ha perdido algo del carácter superespectacular de Star Trek y Star Trek en la oscuridad, pero por otro, ha evolucionado hacia un tono más ligero, aventurero y colorista que entronca con los valores que convirtieron la serie de los años sesenta en un clásico de culto. Por supuesto, la transición ha sido pausada y reflexiva, y muchos de quienes participaron en las dos entregas previas siguen estando aquí. Michael Giacchino sigue a bordo y con mucha confianza en su propio trabajo, tanto que llegó a dirigir la orquesta en vivo durante la premiere mundial del filme en la Comic-Con de San Diego.

Michael Giacchino (Getty Images, en www.hollywoodreporter.com)

Revisando las críticas que ha recibido la banda sonora nos encontramos una aprobación general, si bien con el matiz de que se trata de una partitura algo más conservadora, más genérica, acorde con el tono más o menos intrascendente (comparado con la anterior, en todo caso) de la película. Lo que he apreciado personalmente, y que no he leído en otras webs, es lo inteligente que ha sido Giacchino a la hora de integrar Beyond en el cánon musical de la saga. Me explico.

La banda sonora de Star Trek, tal como comenté en mi análisis, peca tal vez de ser demasiado ruidosa, demasiado acelerada, especialmente en sus cortes incidentales para escenas de acción. Star Trek Into Darkness, por otra parte, tomaba un nuevo y grandilocuente rumbo que se basaba en el "score" anterior, pero con más sosiego. En Star Trek Beyond, Michael Giacchino intenta -y creo que logra- retomar ciertos sonidos propios de las partituras que en su día aportara a la saga el inevitable Jerry Goldsmith. Como corresponde a una película que lucha por ser aceptada en la ortodoxia que muchos trekkers han negado a las dos anteriores.

 Contraportada

Quizá sea exagerado hablar de la presencia de elementos propios del también referencial James Horner, ya que el propio Michael Giacchino tiene una sensibilidad para lo fantástico que no dista mucho de la del compositor de La ira de Khan, pero Goldsmith es omnipresente en el uso de trompetas solistas, en el tratamiento funcional, no muy concertante, de las piezas incidentales y sobre todo en los pequeños amagos que hacen algunos fraseados melódicos, que parecen a punto de arrancarse por el tema principal de Star Trek. The Motion Picture (1979). La verdad es que nos habría puesto la piel de gallina de haberse consumado el homenaje en el tema Night on the Yorktown. Este tema es también quizá el más característico de Star Trek Beyond, un corte dulce y fantástico que cuenta con el punto amable que tenía el tema central de Star Trek: Insurrección y algo de la épica del de Primer Contacto. Abundan estos momentos de calma, destacando la melancólica Par-tay for the Course, casi al final del álbum, o ese fragmento de A Lesson in Vulcan Mineralogy en el que Spock habla de la muerte de su otro yo, el encarnado por Leonard Nimoy.

Night on the Yorktown

Sigue vigente como tema principal ese tan vigoroso compuesto por Giacchino para esta nueva tanda de películas, aunque en general le ha quitado velocidad y potencia, aunque no presencia: aparece en muchas ocasiones, versionado sutilmente, en los temas incidentales recogidos en el álbum. Exquisita es su versión al piano en el segundo tema, Thank Your Lucky Star Date


Thank Your Lucky Star Date

Hay un breve leitmotiv en tonos graves para el villano Krall, aunque no pasa de ser funcional, y la incorporación femenina Jaylah recibe un tratamiento basado en percusiones étnicas. No hay mucho más que decir sobre la música incidental del álbum, aunque no porque le falte calidad. En realidad, podría ser la más rica en texturas y melodías de cuantas lleva realizadas Giacchino en la saga, con momentazos espectaculares como el de la destrucción del Enterprise. En su día, James Horner tiró de archivo y calcó algo de Romeo y Julieta de Prokofiev para una escena similar en En busca de Spock pero aquí Giacchino le supera con un excelente réquiem coral. Es muy interesante la forma en la que el compositor logra dotar a toda la partitura de un sabor muy clásico, propio de los músicos de una generación anterior, logrando que cada elemento de la orquesta tenga un espacio propio aquí o allá, en una paleta sonora de enorme amplitud.

Hitting the Saucer a Little Hard

Los títulos finales de la película incluyen desde hace dos entregas el tema original de la serie, el de Alexander Courage, aunque tanto en Into Darkness como en esta se ha quedado fuera del disco. Sí que suena su breve fanfarria de ocho notas. Tampoco está en el CD oficial la canción promocional de Rihanna. Imagino que rondará o ronda ya por ahí una de estas versiones limitadas con toda la música del filme, aunque el álbum sencillo no deja sensación de excesiva brevedad. Una impecable adición a la saga.


domingo, 31 de julio de 2016

Enigma 8 también llega después del verano.

En la Wikipedia han puesto que será el 1 de septiembre, pero no creo que sea información oficial. Tampoco me fiaría de los trailers que circulan por YouTube, y mucho menos de las webs que ofrecen para descargar supuestas copias promocionales del álbum. Sí me fío del nuevo logo que han publicado los numerosos sitios de fans.


Lo que más me alegra es ver cómo sigue despertando bastante interés un proyecto musical que se ha visto perjudicado por decenas de imitaciones de mercadillo que toman su nombre prestado para ofrecer música francamente vulgar. Ni Michael Cretu es mi músico favorito, ni todos los álbumes de Enigma merecen -a mi juicio- elogios igual de entusiastas, pero cuando da en el clavo lo hace a lo grande. Seguiremos atentos.

Y aprovecho para mencionar que durante el mes de julio hemos alcanzado un récord absoluto de visitas, casi 29.000, lo que supone una subida asombrosa si atendemos a las cifras de hace un par de meses. Parece que el blog crece en popularidad en Estados Unidos, así que mando un cariñoso saludo a nuestros lectores norteamericanos. Thank you, friends! ¡Gracias, amigos!

ACTUALIZACIÓN

Ya decía yo. El octavo álbum de Enigma se publicará el 11 de noviembre. Se titulará The Fall of a Rebel Angel (La caída de un ángel rebelde) e incluirá un tema que es secuela directa del primer éxito del proyecto en 1990, aquel Sadeness. Se conoce ya la lista de temas y colaboraciones, todo ello bien recogido en páginas como www.enigmamusica.com. Michael Cretu y su discográfica han estado jugando al misterio tanto con el contenido del disco (basado en un poema épico, al parecer) como con su portada. Como he tardado un poco en ponerme al día, me ahorro el rollito del "hype" y cuelgo el diseño final de esta última.

sábado, 23 de julio de 2016

"Rosetta", nuevo álbum de Vangelis al caer.


Parece que el músico griego tiene preparado un nuevo trabajo de estudio titulado Rosetta, que contendrá musica compuesta para e inspirada por la reciente misión de la ESA (Agencia Espacial Europea) al cometa en forma de cacahuete al que se encaramó la sonda Philae. Como con Vangelis nos hemos llevado varios chascos en lo referente a anuncios de publicaciones que nunca tuvieron lugar, me ha parecido mejor esperar a tener datos más sólidos antes de comentar la noticia por aquí. Teníamos la portada, la fecha de publicación (según comercios online como Amazon o Mediamarkt será el 23 de septiembre) y también tenemos ahora la lista de temas. Puede verse en tiendas como esta.

Ya hace tiempo que están en Youtube varios vídeos de la ESA sobre la misión con los temas que darían origen el álbum, que al parecer tendrá una temática completamente espacial. En cualquier caso, lo que ya hemos escuchado sigue recordando mucho más al sonido sinfónico de Vangelis post-1492 que a trabajos como Albedo 0.39, por mucho que haya un guiño a éste entre los temas de la lista.

Pero precaución, porque a día de hoy no hay confirmación oficial ni por parte de Vangelis ni por parte de la discográfica Decca. Abrimos boca con el que parece ser el tema inicial, o al menos su germen.

Arrival

jueves, 21 de julio de 2016

Juan Manuel Cidrón - GNOSTIC LABERYNTUS


1. Gnostic Laberyntus (63:15)

Hace cosa de un mes tuvo lugar en la Alcazaba de Almería un concierto nada corriente. El músico autóctono Juan Manuel Cidrón, acompañado por su elenco de instrumentos electrónicos, recreó en vivo su álbum Gnostic Laberyntus (2012) con motivo de las XXXIII Jornadas de Teatro del Siglo de Oro. Cidrón dedicó la pieza a la figura de Giordano Bruno, quemado en la hoguera de la Inquisición por su teoría sobre el carácter infinito del universo. 

Conocía la obra desde hacía algún tiempo, y es curioso que pocos días antes de que se anunciase el concierto había estado escuchándola en casa. Lo primero que habría que decir de ella es que, paradójicamente, puede resultar un álbum facilísimo o dificilísimo de escuchar, según nuestra actitud en ese momento.

Gnostic Laberyntus es un juego de palabras que mezcla "gnóstico" y "laberinto" para asemejarse a una zona muy agreste de Marte llamada Noctis Labyrinthus. Efectivamente, el álbum tiene un enfoque cósmico, aunque Cidrón explicó en su momento que su disco proponía tanto un viaje por el espacio exterior como uno por el espacio interior, personal, de cada oyente, en busca de los misterios que pueda haber en ellos. Es un álbum fácil de escuchar si lo queremos entender como obra ambient o como música planeadora sin estridencias molestas y un progreso lento; una música que anule el silencio mientras hacemos alguna otra cosa. Y puede ser muy difícil de digerir para quien, como tantas veces sucede, no tiene tiempo de pararse a escuchar con detenimiento una obra musical durante una hora entera, ya no como acompañamiento a una lectura o una plácida conversación, sino con toda la atención puesta en la música: capas y capas de sonido sutil elegantemente superpuestas, combinadas en sucesión y con una gran atención a los efectos de eco. Supone una experiencia de inmersión sensorial impresionante.

Juanma Cidrón, en el libreto del CD.

Hace años, durante una de las ferias del disco de ocasión que se celebran periódicamente en mi tierra, me topé con una copia en CD de Zeit (1972), un largo y extraño álbum de Tangerine Dream que comentamos en su día por aquí. Mientras lo sostenía en una mano y continuaba mi búsqueda con la otra, Juan Manuel Cidrón, que andaba por allí, lo señaló y me dijo: "ese es un clásico". Asentí con la cabeza y sonreí. No he podido evitar pensar en Zeit mientras escuchaba Gnostic Laberyntus, ya que ambos trabajos comparten una visión parecida del espacio profundo como un lugar oscuro y frío, bastante estático. Lo que ocurre es que, mientras que Zeit tiene en muchos momentos un carácter siniestro e inquietante, la obra de Cidrón es quizá un poco menos abismal. Hay planetas y nebulosas en la soledad de allí arriba, pero al final son más un fascinante producto de la física y las matemáticas que algo sobrenatural hacia lo que podamos sentir temor. El viaje hacia el interior de uno mismo, la otra posibilidad que nos ofrece el álbum, siempre dependerá de nuestra capacidad para zambullirnos en nuestra psique mientras las largas notas de la música nos dejan el resto de la percepción en blanco. Un gran álbum que bien merece 63 minutos y 15 segundos de nuestro tiempo.

Desafortunadamente, no he podido encontrar vídeos para colgar... Pero si se pincha en el enlace de mi lista a la estupenda página Electronic Orgy, a la derecha, se puede encontrar en ella (no hay que buscar mucho) el álbum al completo para descargar. No soy un defensor de la piratería musical pero, al parecer, el autor de la entrada tuvo permiso del artista para colgar el disco. Así todos contentos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...